miércoles, 30 de septiembre de 2015

30 de septiembre de 2014




A veces todo se tuerce desde el principio. No piensas que todo va a ir mal. Empiezas los viajes y las aventuras con muchas ganas, pero las cosas se van torciendo, poco a poco, y empiezas a dudar de que todo va a ir bien.

Ahí estaba yo, después de mi primer viaje en avión, acompañando a mi hermana en los primeros días de su trabajo de doctorado en Dinamarca, para ayudarle en la mudanza y en lo que pudiera surgir.

- One ticket to Lyngby.

Ahí estaba yo, intentando comunicarme con el vendedor de tickets y remarcando mucho la g, al fin y al cabo soy manchego, mis cuerdas vocales son manchegas y remarcan mucho la g.

- sorry, where?

-Lyngggggg byyyyy

Con g pronunciada, de manera espaciada y alzando la voz, un experto en idiomas

-I don't understand you.

Joder no es tan dicifil, solo 6 letras, no puede ser tan difícil entender el nombre del pueblo.

- Ahhhh, Lyngby

Claro, después de escribirselo, porque era imposible que yo lo dijera bien, la pronunciación danesa de las ciudades no es lo mio. Se pronuncia la primera "y" casi como si fuera una "u" poniendo la boca así como si fueras a beber y la última casi igual pero mucho más corta.

Y con los tickets a Lyngby empiezas a sortear obstáculos, escaleras mecánicas que no funcionan mientras vas cargado como un mulo, taxistas en su primer día de trabajo, un alojamiento perdido en el bosque lleno de suciedad sin una ducha en condiciones (una de las "paredes" de la ducha eran la lavadora y la secadora puestas una encima de otra), la búsqueda de un nuevo lugar donde mi hermana pudiera vivir decentemente, la limpieza de la nueva habitación, unas costumbres diferentes, un clima diferente ...

Y no sabes como, que aunque sabes que van a ser días duros, van a terminar muy bien. Que todo este esfuerzo al final tendrá su recompensa, que ayudar a tu hermana te reportará algo que merezca la pena, aunque tarde unos años en llegar. Y lo que llega es algo por lo que cogerías ese avión mil veces y pasarías mil penurias. Porque la alegría y la felicidad que viene después es inmensa.


Felicidades Lukas. Muchas felicidades.



jueves, 24 de septiembre de 2015

Déficit fiscal, déficit solidario


"Espanya ens roba"
Jordi Pujol, molt honorable




Este lunes 27 de septiembre de 2015, se celebran las elecciones al Parlament de catalunya. Unas elecciones convocadas anticipadamente por el señor Artur Mas, que las ha querido presentar como unas elecciones plebiscitarias para una futura independencia de Cataluña.

A parte de que dentro del actual ordenamiento jurídico, esto no tiene sentido. Sin entrar en consideraciones sentimentales, ya que a nadie se le puede obligar a tener unos sentimientos patrióticos (ni independentistas), ni obviar que la postura del actual gobierno español y su forma de actuar es sumamente mejorable. Yo quiero centrarme en el principal argumento del President Artur Mas, el déficit fiscal resumido en el increíble, viniendo de quien venía, "Espanya ens roba".

Me duele mucho ver como se esgrime el déficit fiscal. Y es que uno de los principales objetivos de la política fiscal de la mayoría de los estados es la distribución de la riqueza, es decir que el que más tiene es el que más paga, tanto nominal como porcentual (esto es el ideal, luego no todos los impuestos consiguen esto, ni mucho menos). Por lo que pedir que todos los impuestos que se generan en cataluña, tienen que ser gastados en cataluña, me produce una animadversión absoluta.

Cataluña, es una de las regiones más ricas del estado español y por lo tanto tiene que ayudar a otras regiones que no lo son tanto, esto es así o debería ser así. Es que es como si un multimillonario dijera que tiene déficit fiscal con el estado español, porque no utiliza la sanidad pública ni la educación pública, y por lo tanto no va a pagar más impuestos y se declara insumiso fiscal. Tócate las narices.

Que el señor Artur Mas, perteneciente a un partido político de derechas y que ha realizado una serie de políticas neo-liberales durante su mandato esgrima esto, pues me parece hasta casi normal, me produce un asco tremendo, pero lo puedo ver normal. Pero que se haya unido a la causa, presentándose de manera conjunta a estas elecciones, el partido Esquerra republicana de catalunya, es ya el sumum de la hipocresía. Un partido que dice llamarse de izquierdas no puede defender este tipo de planteamientos, pero como la clase política española nos está acostumbrando a este tipo de incongruencias, pues ya lo ven hasta normal.

Y es que el debate que estamos viviendo estos meses a cuenta de una hipotética independencia está siendo vergonzoso, por parte de ambos "bandos".

La explicación de las consecuencias de una secesión por parte de la plataforma "Junts pel si" está siendo ridícula, afirmando que son todo ventajas y ningún inconveniente. Nada pasaría, incluso, ellos que dicen que no quieren ser españoles, a sentirse orgullosos de que según la constitución, esa que se quieren saltar, seguirían siendo españoles (punto por otra parte cierto), amén de otras consideraciones tales como que no salen del Euro, etc.

Y por parte del gobierno de nuestra nación, la escalada de consecuencias negativas, llegando hasta el Armaggedón si se declara unilateralmente la independencia, está siendo vergonzoso.

Hay una parte de la sociedad catalana que quiere la independencia, algo muy complicado con las leyes actuales, porque las leyes están para cumplirlas, algo que se olvida muy a menudo, pero ese sentimiento y esas ganas la tienen, pues intentemos llegar a acuerdos, a nexos en común a objetivos realizables. La inteligencia emocional es algo que brilla por su ausencia entre nuestros líderes, algo comprensible porque pocos han demostrado trabajar por el bien común, mostrándonos además una y otra vez que trabajan para seguir en el poder o conseguirlo.

Así que con este panorama nos esperan unos días y semanas moviditos sobre todo por ver la catadura moral de nuestros dirigentes.



jueves, 3 de septiembre de 2015

Aylan



Cuando todo lo que tiene la gente es prácticamente nada,
 cualquier cosa puede ser prácticamente todo.

Terry Pratchett


Todos la hemos visto. todos hemos visto la foto. La foto que nadie podrá olvidar, y nadie recordará dentro de una semana.




Esta foto me avergüenza. Me avergüenza estar representado por un país y una Unión Europea que se dice solidaria.

Algunos me tacharán de demagogo, que si tanto me preocupan los refugiados porque no los meto en mi casa (Ministro Fernandez Diaz dixit). Estúpido ignorante, pues claro que los quiero en mi casa, quiero que entren en mi país en mi Unión supranacional, que se queden, que sean capaces de ganarse la vida, que este país que se dice solidario los acoja y los ayude.

Pero es más, es que aunque yo no quisiera, mi país está obligado a acogerlos, está obligado por las leyes internacionales, que dicen que a los refugiados de los conflictos bélicos hay que darles asilo, porque no pueden volver a su país. Estos políticos que nos representan que se les llena la boca con el cumplimiento de la ley (de la chusma, claro) que incluso reforman leyes para obligar a cumplir esas mismas leyes, incumple otras porque "no cabemos todos".

Me avergüenzo, mucho.

Y me avergüenza porque los que me representan no son capaces de ayudar a esa gente, y no es que no sean capaces, es que no quieren ayudarlos.

Me avergüenzo porque me siento impotente, y por que encima me siento aliviado de ser un privilegiado en la lotería de la vida y haber nacido en un país y en una época increíblemente buena y segura para vivir.

He estado a punto de poner en la cita del principio, otra del mismo autor

"Podía haber sido peor. Podía haber sido yo"

Y eso al final es lo que pasa, que es algo que no nos toca, que sí, que es duro, pero no hemos sido nosotros. Que vivimos tan bien y los conflictos nos parecen tan lejanos, que no queremos pensar que en otras partes del mundo la gente es capaz de morir por buscar un mundo mejor, y encima los acusamos de querer venir a quitarnos nuestro pan.

Esta foto es muy dura, pero no se preocupen, por mucho desazón que nos produzca, mañana ya será historia, un mal recuerdo. Esta foto se perderá entre noticias de desastres, enfrentamientos políticos, peticiones soberanistas deportes, cotilleos y demás basura mediática.

P.D. Acabo de leer este interesente post de Mi mesa cojea, en la que expone una teoría terriblemete cierta:

Dice el director de arte de El Mundo, en un video publicado por su diario, que la foto de Aylan, el niño muerto en una playa turca, nos agrede porque lleva pantalones cortos en vez de ir vestido de alguna “etnia rara”. Porque es moreno y lleva camiseta y, por tanto, podría ser tu hijo o el hijo de cualquiera de nosotros. No lo juzga, solo lo enuncia. Y tiene razón. Si esa fotografía en particular ha removido la conciencia de Europa es solo porque el niño parece uno de nosotros.



Qué vergüenza